La mirada femenina de AMASFAC en el Día Internacional de la Mujer.

  • 0 Comentarios

Colaboración de Elizabeth Ortiz, Presidenta del Comité de Mujeres de AMASFAC.

¡Me encanta ser mujer hoy! Sí, ¡hoy! Porque hoy puedo disfrutar de los derechos que nos regalaron muchas mujeres valientes, que tomaron conciencia de su situación social.

No voy a ahondar en datos históricos de la institucionalización de nuestro día, sino que, tomaré como un pretexto esta fecha para platicar acerca de los objetivos del Comité de Mujeres AMASFAC.

Pese a que todos sabemos que la vida laboral de una mujer implica, por lo general, mayores sacrificios, entrega y dedicación que para un hombre, más allá de una lucha para cerrar la brecha de género, particularmente en nuestra industria de seguros y fianzas, nuestro objetivo en esta ocasión es agradecer a nuestro Expresidente del Consejo Directivo Nacional, Carlos Latorre López, la decisión de crear este Comité que demuestra, en los hechos, el reconocimiento de las cualidades y aptitudes que tenemos las mujeres y que cada día aportamos en favor de nuestra amada Asociación.

Enfrascarnos en reflexiones que hagan referencia a una "lucha por la igualdad" es una batalla innecesaria, jamás ha sido nuestro objetivo adoptar una postura feminista, por el contrario, consideramos maravilloso el hecho de que hombres y mujeres seamos diferentes ya que eso nos complementa. . A la mayoría de las mujeres nos encanta orientarnos hacia las relaciones, así como expresar bondad, amor y cuidado, nos gusta involucrarnos con el crecimiento personal, la espiritualidad y todo lo que pueda estimular la vida y la salud porque esa es nuestra naturaleza.

Pero ¿qué tiene que ver todo ello con las labores de Intermediación de Seguros y Fianzas? Pues quizá nada, o quizá mucho, como todo en la vida, es cuestión de perspectiva.

Seguramente te sonarán familiares un par de historias: La del hombre que, empeñado en llegar en primer lugar en una carrera de autos, no tiene tiempo de detenerse a cargar combustible, o la del hombre ocupado cortando un árbol con una sierra sin filo por no tener tiempo de afilarla. Parece absurdo, pero día a día somos testigo de cómo muchos colegas pretenden llegar a una meta de ventas de productos enfocados a cuidar el bienestar de las familias mexicanas, olvidándose de su propio bienestar, tan ocupados que ni siquiera tienen tiempo de algo tan básico como comer, ejercitarse o dormir, pero se sienten muy tranquilos, porque tienen una póliza de seguro médico.

Sabemos que el Ramo de Gastos Médicos no está en su mejor momento y lucha por su supervivencia. Este asunto no se limita al Sector Asegurador, el Sistema de Salud, en general, debe trabajar en pro del bienestar social y estabilidad financiera de la población, ya que constituye la mejor herramienta para la continuidad del desarrollo del país.

Una población sana es más productiva y tiene mayores posibilidades de contribuir al desarrollo económico.

¿A dónde quiero llegar? Por un lado, ya hablamos de las cualidades femeninas, nos gusta cuidar y proteger a quienes amamos, y por el otro, México necesita de personas saludables para poder desarrollarse económicamente. De esta necesidad surge el principal objetivo del Comité de Mujeres AMASFAC: “Trabajar por y para el bienestar de sus Asociados y de la Sociedad”.

Lo anterior se traduce en el enfoque de las actividades que hemos realizado durante lo que va del bienio, tales como pláticas dirigidas a fomentar el cuidado de la salud y a la prevención de algunas enfermedades, como el cáncer, así como impulsar a más mujeres en su actividad de intermediación a través del ejemplo de aquellas con carreras brillantes; también nos hemos hecho espacios simplemente para reunirnos a tomar café o degustar un buen vino, es decir, hemos procurado hacer aquello que en conjunto, nos aporte bienestar.

Las prisas con las que vivimos, la exigencia del trabajo en el día a día, la falta de tiempo para el ocio y el esparcimiento nos hacen vivir en un bucle existencial en el que dificilmente nos detenemos a pensar en lo trascendental de la vida, y eso quizás sea lo único realmente importante.

Trascender en la vida es algo necesario, no solo pensar en los quehaceres mundanos, también debemos tener tiempo y valor para enfrentarnos a los misterios de la vida, de la muerte, del conocimiento, de lo "trascendente", de lo que va más allá de lo que vemos en la materia, tener tiempo para ser un poco más espirituales y no ver el mundo como algo predecible, sino como un misterio increíble que nunca va a dejar de sorprendernos y al que los invitamos a adentrarse, desde ese lado femenino que todos tenemos y que, estamos convencidas, les traerá grandes beneficios a ustedes mismos.

De todo corazón:

Comité de Mujeres Amasfac.