Facebook y Google, nueva competencia de Seguros

  • 0 Comentarios

Mercado de datos. Axa ve como una oportunidad para la industria la llegada de firmas que basan sus negocios en manejar grandes cantidades de información. 

El director ejecutivo de la francesa Axa cree que los “competidores del futuro” de la industria de seguros serán las enormes compañías de tecnología basadas en datos como Facebook.

“Si tu objetivo final es ser el organizador de una comunidad de asegurados, con el objetivo de ayudarse mutuamente y aprovechar la sabiduría colectiva, ¿cuál es el modelo de negocio más cercano a eso que ves en el mercado actual?, preguntó Thomas Buberl, quien dirige Axa, la segunda mayor aseguradora del mundo por activos, desde 2016.

¿“Facebook, Google, o Apple...creo que esos son nuestros competidores del mañana, y no Lemonade u otras pequeñas compañías de seguros”, dijo, refiriéndose a la startup más grande de ‘insurtech’ (la combinación de seguros y tecnología, que se refiere al uso de los avances de tecnología para extraer ahorros y eficiencia del modelo actual de la industria de seguros), de la cual se informó que recibió una valoración de 2 mil millones de dólares (mdd) en su última ronda de financiamiento.

Bajo la gestión de Buberl, Axa adquirió la aseguradora XL, que cotiza en Bermudas, y después sacó a bolsa Axa Equitable, la compañía de seguros de vida del grupo en EU, lo que cambió la cartera de la compañía de productos de vida y de inversión que dependen del mercado a productos de salud y de daños a la propiedad dependientes de la suscripción.

La forma de ganar estos negocios del segundo grupo es proporcionar servicios a los clientes que los ayuden a reducir el riesgo, en lugar de simplemente pagar reclamaciones cuando los riesgos son grandes, dijo Buberl a Financial Times en una entrevista reciente. “Mi convicción es que a largo plazo una compañía de seguros ya no será principalmente una compañía de pago de reclamaciones”.

Las compañías de tecnología ya se están acercando a los seguros: Tesla anunció el mes pasado que va a comenzar a vender seguros directamente a los conductores de Tesla, suscritos por su socio Markel, y dijo que tiene planes de convertirse en una aseguradora de pleno derecho a tiempo.

“Ya no tienes un caso clásico de un automóvil”, dijo Buberl, sino “un conjunto de tecnología móvil” que proporciona una gran cantidad de información sobre los costos y los riesgos de mantenimiento en el futuro. Argumentó que utilizar los datos recopilados de los clientes para ayudar a esos mismos clientes a reducir el riesgo será el corazón de las empresas de seguros en el futuro.

Los expertos de la industria están de acuerdo en que los datos acumulados por los grandes grupos de tecnología tienen implicaciones competitivas.

“La industria de seguros de vida es un negocio con un uso intensivo en capital y orientado a largo plazo” al que las compañías de tecnología podrían dudar en ingresar, dijo Joel Albarella, quien dirige New York Life Ventures, la división de capital de riesgo de New York Life. “Dicho esto, una mejor tecnología en teoría originará mejores activos de riesgo”, dijo, argumentando que el caso Tesla muestra el potencial en propiedad y daños.

La estrategia de Axa para lidiar con la competencia de las grandes compañías de tecnología es convertirse en su socio preferido. “No creo que los grandes grupos de tecnología siempre vayan a entrar al negocio directamente”, argumenta Buberl. “La pregunta es, ¿quién se asocia con quién? Facebook y Google probablemente solamente tengan un socio y estos socios van a tener que ser globales porque esas compañías no quieren hablar con 163 aseguradoras diferentes”.

Citó la asociación de Axa con Uber –la aseguradora brinda protección contra discapacidad y maternidad/paternidad a los conductores— como un paso en esa dirección. Él cree que podría haber potencial para que los datos recopilados por los smartphones de los conductores de Uber también ayuden a suscribir riesgos de propiedad.

Buberl impulsó cambios significativos desde que tomó las riendas en Axa, con base en su opinión de que las bajas tasas de interés, los cambios demográficos y la amenaza de la desintermediación plantearán desafíos estructurales para el negocio de seguros de vida en los próximos años. 

Fuente: Milenio.com