¿Tienes seguro de gastos médicos? ¿Ya lo revisaste?

  • 0 Comentarios
El seguro de gastos médicos mayores es una de las protecciones más trascendentes en las finanzas personales porque nadie está exento de una enfermedad y no hay presupuesto que aguante un procedimiento complicado.
 
Para darte una idea, una sala de cuidados intensivos en un hospital privado cuesta por encima de 15 mil pesos diarios y puede llegar a 30 o 50 mil, dependiendo del problema.
 
La decisión de las características a contratar, se encuentra en una proporción alta sobre cinco elementos fundamentales: la cobertura, el monto, el deducible, el coaseguro y la prima.
 
1.- La cobertura será definida en buena medida de las edades de las personas amparadas en la póliza, pues la compañía calculará el riesgo de que sea utilizada. Un aspecto a tomar en cuenta son los casos cubiertos; por ejemplo, si está considerado el parto natural o, si hay preexistencias, algún padecimiento coronario, etcétera.
 
En este renglón, es relevante decidir el tipo de hospitales a los cuales se tendrá acceso, en términos de sus precios.
 
2.- El monto es una referencia obligada, al representar el valor máximo por evento y por asegurado. Si por ejemplo, la póliza es por un millón de pesos, significa que pagará casos independientes hasta por esa cantidad.
 
3.- El deducible es un aspecto clave y de su nivel dependerá el uso de la póliza, pues si es bajo, podrá cubrir mayor número de situaciones médicas y, si por el contrario, es elevado, la contingencia deberá ser muy cara para que convenga utilizar el seguro.
 
4.- El coaseguro es una erogación por cada evento. Se expresa en porcentaje, de tal manera que si es 10 por ciento, el cliente liquidará esa proporción de la cuenta y la compañía el 90 restante.
 
5.- La prima es el pago por la póliza y estará en función del riesgo percibido por la aseguradora y las características de los cuatro elementos anteriores: cobertura, monto, coaseguro y deducible. Un factor determinante es el aumento de los costos en los hospitales y medicamentos.
 
Este último punto habrá de sopesarse con nuestras finanzas personales desde el momento en que implica un compromiso de largo plazo y a sabiendas que ira incrementando año con año, incluso por arriba del nivel general de precios, al calcularse con el envejecimiento de los miembros de la familia.
 
Con un seguro se busca que el gasto por una enfermedad o accidente sea menos gravoso; sin embargo, casi siempre debemos pagar conceptos que no cubre la póliza, el deducible y el coaseguro.
 
Lo importante es escoger un esquema de acuerdo a la capacidad económica y que permita sobrellevar cualquier evento complicado.

 

Fuente; El Financiero